jueves, 26 de febrero de 2015

viernes, 20 de febrero de 2015

Catequesis "El descenso de Cristo a los infiernos"


Preámbulo

El Símbolo de los Apóstoles confiesa en un mismo artículo de fe el descenso de Cristo a los infiernos y su Resurrección de los muertos al tercer día, porque es en su Pascua donde, desde el fondo de la muerte, Él hace brotar la vida.
El Catecismo de la Iglesia Católica dice:

632. Las frecuentes afirmaciones del Nuevo Testamento según las cuales Jesús “resucitó de entre los muertos” (Hch 3, 15; Rm 8, 11; 1 Co 15, 20) presuponen que, antes de la resurrección, permaneció en la morada de los muertos (cf. Hb 13, 20). Es el primer sentido que dio la predicación apostólica al descenso de Jesús a los infiernos; Jesús conoció la muerte como todos los hombres y se reunió con ellos en la morada de los muertos. Pero ha descendido como Salvador proclamando la buena nueva a los espíritus que estaban allí detenidos (cf. 1 P 3,18-19).

Pero, ¿de qué infiernos estamos hablando? Volvamos al Catecismo:
633. La Escritura llama infiernos, sheol, o hades (cf. Flp 2, 10; Hch 2, 24; Ap 1, 18; Ef 4, 9) a la morada de los muertos donde bajó Cristo después de muerto, porque los que se encontraban allí estaban privados de la visión de Dios (cf. Sal 6, 6; 88, 11-13). Tal era, en efecto, a la espera del Redentor, el estado de todos los muertos, malos o justos (cf. Sal 89, 49;1 S 28, 19; Ez 32, 17-32), lo que no quiere decir que su suerte sea idéntica como lo enseña Jesús en la parábola del pobre Lázaro recibido en el “seno de Abraham” (cf. Lc 16, 22-26). “Son precisamente estas almas santas, que esperaban a su Libertador en el seno de Abraham, a las que Jesucristo liberó cuando descendió a los infiernos” (Catecismo Romano, 1, 6, 3). Jesús no bajó a los infiernos para liberar a los condenados (cf. Concilio de Roma, año 745: DS, 587) ni para destruir el infierno de la condenación (cf. Benedicto XII, Libelo Cum dudum: DS, 1011; Clemente VI, c. Super quibusdamibíd., 1077) sino para liberar a los justos que le habían precedido (cf. Concilio de Toledo IV, año 625: DS, 485; cf. también Mt 27, 52-53).

El mismo Catecismo explica el sentido del descenso de Cristo a los infiernos:
635. Cristo, por tanto, bajó a la profundidad de la muerte (cf. Mt 12, 40; Rm 10, 7; Ef 4, 9) para “que los muertos oigan la voz del Hijo de Dios y los que la oigan vivan” (Jn 5, 25). Jesús, “el Príncipe de la vida” (Hch 3, 15) aniquiló “mediante la muerte al señor de la muerte, es decir, al diablo y libertó a cuantos, por temor a la muerte, estaban de por vida sometidos a esclavitud “(Hb 2, 14-15). En adelante, Cristo resucitado “tiene las llaves de la muerte y del Infierno” (Ap1, 18) y “al nombre de Jesús toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra y en los abismos” (Flp2, 10).

En Oriente la iconografía pascual muestra el descenso de Cristo al Hades para liberar a Adán, Eva y su descendencia. La Cuaresma, iniciada en la Tradición Bizantina con la expulsión de los progenitores del Paraíso, tiene su culmen en la Pascua. Los primeros padres son llevados de nuevo al Paraíso por Cristo, que en su descenso al Hades aparece envuelto en luz o con blancas vestiduras portando una cruz en su mano, instrumento que se convierte en instrumento de victoria. El icono presenta las puertas del Hades no sólo abiertas sino desencajadas y abatidas, Adán y Eva tomados de la mano por Cristo y tras ellos están Abel, Samuel, David, Salomón y así hasta Juan Bautista, es decir, todos los que han esperado y profetizado la venida del Señor.
Desde esta perspectiva, teniendo en cuenta que la muerte y resurrección de Cristo son el núcleo central de la fe cristiana, intentemos profundizar algunos aspectos de este hecho salvífico, a la luz del icono.


Explicación del Icono
Cristo y Adán
Cristo aparece rodeado por una mandorla (círculo) y lleva nimbo (aureola). Es el Dueño de la Vida y el Cosmos. Su cuerpo resucitado, vencedor del abismo de la muerte, está animado por el Dios-Trinidad, principalmente el Espíritu Santo, de ahí ese resplandor de energías divinas (rayos de oro) y ese dinamismo expresado en su avanzar hacia Adán. Su ser entero “todo luz” anuncia la aurora del nuevo día que nunca tendrá ocaso. Es el día de la Resurrección, el Domingo sin fin donde la creación es recreada para siempre.
Los ropajes de Cristo son blancos deslumbrantes como los de la Transfiguración. En otros iconos son amarillo oro, es la vestimenta del rey victorioso; o bien, Cristo lleva los colores de la Encarnación: túnica roja (hombre) y manto azul (Dios, viene del cielo), todo lleno de oro símbolo de la Presencia divina, del Resucitado.
Las ropas ondean a sus espaldas, dando la sensación del movimiento, del descenso. Pero también los espacios claros de la vestidura de Cristo ascienden a lo alto, en un torrente impetuoso, como lenguas del fuego.
Las figuras de Cristo, Adán y Eva forman un triángulo. El manto rojo de Eva y el aleteo de la tela (el borde del manto) en los hombros de Cristo están equilibrados por los vestidos rojos de los dos justos que aparecen a la izquierda. Casi físicamente se percibe la fuerza, emanada del Rey de la Gloria, que rodea todo.
Delicadamente delineada, la figura de Cristo es ágil, con los hombros muy estrechos, y no da la impresión de fuerza física, de violencia. Pero la composición y el color del icono son tales que la potencia demoledora del Salvador se percibe enseguida. Esta fuerza de Cristo no es carnal; su fuerza es Divina.
Cristo ya está iluminando los infiernos y la muerte con su Presencia. Todo el color de fondo dorado del icono, el pan de oro, lo llena todo de esa luz increada.
A los pies de Cristo y dentro de la cueva, se distinguen las puertas del infierno rotas y todos sus pestillos, cadenas y clavos esparcidos.
Aparece con la Cruz, símbolo de triunfo sobre la muerte y de redención. Es uno de los símbolos principales en las imágenes de la Anástasis desde el siglo XI. En algunos iconos la cruz es utilizada como arma al oprimir con ella la boca, cuello o vientre de Satán, y con un fin análogo se convierte en lanza en imágenes como la de la cripta de Tavant. En otras representaciones, Cristo avanza sobre un ser que yace tendido, al que pisotea y llega a encadenar. Esta criatura encarna bien al Hades –personificación del infierno– o a Satán, identidades cuyos límites son confusos en muchas imágenes.
A veces la cruz ya no aparece como estandarte de victoria. Cristo es ya el Rey de la Gloria que lo llena todo con su Resurrección, la muerte, de la que es señal la cruz, ya esta derrotada, no existe. En ese caso, la cruz aparece en el nimbo que rodea la cabeza de Cristo, pero tenuemente sugerida, transfigurada por la potencia de la Resurrección, ya que ha sido el medio por el que ha conseguido su señorío sobre la muerte y el pecado. La cruz es reemplazada por un rollo (el quirógrafo) que Cristo lleva en sus manos. Es el símbolo del pecado, de la deuda contraída por Adán y Eva, una letra que se tenia que pagar. También se atribuye a este rollo la predicación de Cristo entre los muertos. En algunos iconos el rollo se muestra desplegado y rasgado en el centro.
«Quien condona las deudas  a todos los hombres, queriendo perdonar antiguas ofensas, espontáneamente vino a los desertores de su gracia y rasgado el quirógrafo del pecado… guía a todos  hacia el conocimiento divino, iluminando de esplendor las mentes.» (Himno Akatistos).
Cristo, podríamos decir, camina sobre el abismo con la libertad y el poder del Vencedor, casi parece flotar sobre las fauces de la ballena de Jonás, sugerida por la cueva sobre la que Jesús pasea. Su cuerpo espiritual, transfigurado por la resurrección,  escapa a las leyes del mundo, a la gravedad marcada de corruptibilidad y muerte.
Toma de la mano a Adán a quien vigorosamente arranca de las tinieblas de la muerte. Este cara a cara del primero y del nuevo Adán adquiere una significación particular. Lo que esta segunda creación ha conseguido es muy superior a la primera. La Vida dada por el Segundo Adán nunca perecerá.
La lectura patrística que leemos en el oficio de lectura del Sábado Santo imagina, podríamos decir, una liturgia para ilustrar ese encuentro único, cara a cara, entre el viejo y el Nuevo Adán:
«Dios y su Hijo van a liberar de los dolores de la muerte a Adán, que está cautivo, y a Eva, que está cautiva con él.
El Señor hace su entrada donde están ellos, llevando en sus manos el arma victoriosa de la cruz. Al verlo, Adán, nuestro primer padre, golpeándose el pecho de estupor, exclama, dirigiéndose a todos: “Mi Señor está con todos vosotros.” Y responde Cristo a Adán: “Y con tu espíritu.” Y tomándolo de la mano, lo levanta, diciéndole: “Despierta, tú que duermes, y levántate de entre los muertos y te iluminará Cristo”». 
La mirada de Cristo va hacia todos, pues es el Salvador de la humanidad entera. Este se agacha para levantar Adán; Dios se abaja y rebaja. Despojándose de su divinidad, se revistió de nuestra carne para subirnos y exaltarnos a la condición divina por su Resurrección.
Cristo anuncia la resurrección a los muertos, de ahí la estrecha unión entre la silueta  de Cristo resucitado y la de Adán a quien él incorpora en su propia resurrección. Con Adán es arrastrada toda la humanidad heredera de él.
Adán agotado por el despertar del sueño de la muerte (del pecado), contempla a su Liberador con mirada gozosa, llena de fatiga y suplicándole con la otra mano la ayuda necesaria para levantarse de la situación caída y desgraciada del pecado y la muerte.
Adán tiende su mano libre en un gesto que expresa acogida y plegaria, atraído hacia su Dios igual que la flor es atraída por el sol.
Como dice la hermosa homilía que leemos en el Oficio de lectura del Sábado Santo:
«Por ti, yo, tu Dios, me he hecho hijo tuyo; por ti, siendo Señor, asumí tu misma apariencia de esclavo; por ti, yo que estoy por encima de los cielos, vine a la tierra, y aun bajo tierra; por ti, hombre, vine a ser como hombre sin fuerzas, abandonado entre los muertos; por ti, que fuiste expulsado del huerto paradisíaco, fui entregado a los judíos en un huerto y sepultado en un huerto.
Levántate, obra de mis manos; levántate, mi efigie, tú que has sido creado a imagen mía. Levántate, salgamos de aquí; porque tú en mí y yo en ti somos una sola cosa».


El Infierno o Hades
Siempre de color negro representación de la muerte y a los pies de Cristo. En el se ven a veces figuras grotescas o una figura atada que representa al Hades que es encadenado por ángeles o por el mismo Cristo, así como llaves, clavos, cerrojos y goznes de las puertas rotas del infierno y la muerte por la potencia del Resucitado. Las puertas de la muerte yacen rotas y esparcidas por el infierno dando salida a los que retenía y los sepulcros vacíos y abiertos proclaman la victoria de Cristo vivo.
El infierno se abre en forma de cueva negra y oscura como la cueva del icono de Navidad, como las aguas del Jordán en el icono del Bautismo, sepulcro liquido y en la cueva oscura bajo la cruz en el icono de la Crucifixión.
Podríamos pensar que en el descenso a los infiernos es como si un huracán se hubiese abatido sobre el abismo. Algunos presentan una figura de Cristo impetuosa, ágil y  dinámica. Con la punta de los dedos del pie derecho, pisotea el infierno y lo destruye. Las puertas de los infiernos se han partido, sus cerraduras han sido quebrantadas y abiertas, todos los fragmentos se pueden contar en el icono y simbolizan la destructiva catástrofe que ha caído sobre el infierno.
Mientras un terremoto y una destrucción han ocurrido en los infiernos, en la tierra hay un gran silencio. Lo expresa de forma preciosa una antigua homilía sobre el Santo y grandioso Sábado:
«¿Qué es lo que pasa? Un gran silencio se cierne hoy sobre la tierra; un gran silencio y una gran soledad. Un gran silencio, porque el Rey está durmiendo; la tierra está temerosa y no se atreve a moverse, porque el Dios hecho hombre se ha dormido y ha despertado a los que dormían desde hace siglos. El Dios hecho hombre ha muerto y ha puesto en movimiento a la región de los muertos.»
El color turquesa de la mandorla, en la que está encerrada la figura de Cristo, se contrapone a la grieta negra del abismo; igualmente, el cielo azul a la oscuridad de los infiernos.
Un elemento esencial del hades son sus puertas. Según el Evangelium Nichodemi, las puertas del infierno son de bronce y con cerrojos. Dichas puertas, quebrantadas por la presencia de Cristo, quedan dispuestas sobre el suelo en forma de cruz.
Es la visión de Juan en el Apocalipsis:
«No temas, soy yo, el Primero y el Ultimo, el que vive; estuve muerto, pero ahora estoy vivo por los siglos de los siglos, y tengo las llaves de la Muerte y del Hades.» (Ap 1, 17-18)
En el Sermón del día Viernes Santo, san Juan Crisóstomo dice:
“Hoy, el Salvador marchó en todos los rincones del Hades; hoy quebrantó las puertas de bronce y rompió sus cerrojos de hierro (Isaías 45, 2). ¡Qué exactitud de descripción! No dijo ‘había abierto las puertas’, sino las quebrantó, para afirmar que ha dejado a sus puertas inutilizables nuevamente; y no dijo ‘retiró los cerrojos’, sino los quebrantó, para afirmar que la vigilancia del lugar ya es imposible. ¿Es posible pues, aprehender a alguien en una cárcel sin puertas, o detrás de unas puertas sin cerrojos? Mas, si Cristo ha sido Él que las destruyó, ¿quién, pues, podrá repararlas? El objetivo aquí es poner límite a la muerte. Las puertas de bronce son una imagen de la dureza de la muerte y su crueldad. Mas ahora que había brillado la luz en el Hades, el Hades se ha devenido en cielo”.
En Oriente, los textos litúrgicos del Sábado Santo hacen hablar a los infiernos mismos:
«Hoy el Hades gimiendo grita: ¡Mejor hubiera sido para mí no haber acogido al Hijo de María! Porque, viniendo contra mí, ha destruido mi poder, ha destruido las puertas de bronce y ha resucitado, porque es Dios, las almas que primeramente poseía. Ha sido destruido mi poder, he acogido a un mortal como un muerto cualquiera, pero no consigo retenerlo de ninguna manera, más bien por él seré privado de tantos sobre los cuales antes reinaba: ¡por siglos poseía a los muertos, pero, he aquí que Éste los resucita a todos! Gloria, Señor, a tu Cruz y a tu Resurrección. ¡Ha sido engullido mi poder, el Pastor ha sido crucificado y ha resucitado a Adán! He sido privado de aquellos sobre los cuales reinaba y aquellos que con mi fuerza había engullido los he vomitado a todos. ¡El Crucificado ha vaciado las tumbas! Ya no tiene vigor el poder de la muerte».
Podemos notar que se da poco realce al espacio del infierno, como expresando que no merece más atención: ya ha sido pisoteado y destruido; se representa, por tanto, con negligencia, como “una cosa más”.
Y, sobre todo ello, Cristo domina incontestable. Con su descenso a los infiernos concluye su misión salvadora. Con su pasión voluntariamente aceptada y con su dolorosa muerte en la cruz, el Hijo de Dios ha redimido el pecado original de los antepasados y lo ha quitado a sus descendientes. Él ha sacado a los hombres del infierno.
En otros iconos, los acontecimientos que se desarrollan en el infierno se muestran de forma más detallada: los ángeles preceden al Señor y destruyen a las fuerzas infernales, Satanás y los demonios. Delante de la puerta destrozada, los justos esperan su liberación.
Las cumbres de los montes subrayan la profundidad de la cima, los abismos. Pero ya transfigurados por la Resurrección, de ahí que sean brillantes hasta las piedras.


Los Justos
Cristo camina victorioso hacia Adán que es cogido de la mano y sacado de la postración de la muerte. Eva tiende sus manos hacia la Vida, que perdió en el Paraíso. Está vestida de rojo. El rojo simboliza la carne, la humanidad: ella es la madre de los vivientes. Cuando lleva las manos cubiertas -manos que extendió para tomar el fruto del árbol-, es señal de adoración al Liberador.
En los vestidos de los personajes, dominan los colores rojos y verdes, señal de la humanidad y de la esperanza y la vida, respectivamente.
Detrás de los primeros padres sigue una procesión de justos.
Hacen su aparición entonces la pareja de David y Salomón, como referencia a las profecías del Antiguo Testamento y como afirmación de la humanidad de Cristo: David y Salomón le señalan como uno de su linaje. Se les distingue fácilmente, porque van ataviados con vestidos reales.
También suelen aparecer otros salvados por Cristo: profetas, patriarcas, Abel, y desde fechas avanzadas del siglo XI, San Juan Bautista. Estos dos últimos inciden en el carácter redentor del sacrificio al prefigurar y anunciar la pasión. 
Todo el Antiguo Testamento está dirigido a la venida de Cristo. Su Encarnación y Resurrección son la última realización del Antiguo Testamento y el comienzo de algo totalmente nuevo y definitivo.
Ambos grupos constituyen una representación del pueblo sumergido en las tinieblas, los que moran en la tierra y en sombras de muerte, sobre los que se ha elevado la Luz de la Vida. Todos tienden sus manos hacia Él, esperanza de toda la humanidad
A veces los justos esperan en la sombra y aparecen representadas figuras, dentro de la gruta en la parte inferior, que están saliendo de sus oscuros sepulcros hacia la Vida.


Alegría Pascual
El canon del Matutino pascual, de Juan Damasceno, subraya por medio del contraste la oscuridad que reinaba en el Hades y la luz que brota de la tumba vacía de Cristo. De hecho, la Liturgia Bizantina desde el Viernes Santo en adelante coloca la tumba vacía en el centro de la iglesia, bella, adornada con flores, de la cual brota un oloroso perfume que se convierte en fuente de vida. El texto del Damasceno nos invita a contemplar, a mirar, a gozar y a involucrarnos en el misterio de la Pascua del Señor:
«Purifiquemos los sentidos y veremos la luz inaccesible de la Resurrección del Cristo. ¡Ilumínate, ilumínate, oh nueva Jerusalén, la gloria del Señor se ha posado sobre ti! ¡Danza ahora y exulta, oh Sión, alégrate, oh pura Madre de Dios, por la Resurrección de tu Hijo!».
Más adelante serán las mujeres que llevan el ungüento (myron) al sepulcro las que se conviertan en protagonistas:
«Mujeres de sabiduría divina corrían tras de ti portando aromas; pero al que con lágrimas buscaban como a un mortal, lo adoraron llenas de gozo como Dios viviente y anunciaron, oh Cristo, a tus discípulos, la mística Pascua».
La liturgia bizantina inserta algunos troparios de Román el Cantor donde, una vez más, encontramos relacionadas la Navidad y la Pascua:
«Al Sol anterior al sol, ya atardecido en la tumba, corrieron las miróforas al alba, como buscando el día. Y una exclamaba a las otras: Oh amigas, arriba, unjamos con aromas el cuerpo vivificante y sepultado, la carne que resucita al caído Adán que yace sepulcro. Solícitas andemos como los magos, adoremos y ofrezcamos los aromas como dones a Aquél que no en pañales sino en una síndone está envuelto. Lloremos y gritemos: ¡Levántate, Soberano! Tú que a los caídos ofreces la Resurrección».


Conclusión
Hoy Cristo muerto y resucitado desciende a lo más profundo de nuestro ser y nos arranca de las tinieblas, pues fuimos sepultados con él por el bautismo a fin de resucitar con él de entre los muertos (Col. 2, 12) y vivir una vida nueva. En efecto, la Vida requiere la muerte del hombre viejo, el abandono y la superación del mal original que la corroe. Consecuencias tangibles de esta huella tenebrosa son nuestras angustias, limitaciones, fracasos, la opacidad hacia el otro (egocentrismo) y hacia la belleza de la creación.
Todo se encuentra asumido por el torbellino liberador en la medida en que nos adherimos al Muerto-Resucitado que nos hace pasar (Pascua=paso) del imperio de la muerte que son las tinieblas a la Luz, fuente de toda vida.
La liturgia de la noche de Pascua prevé una catequesis atribuida a san Juan Crisóstomo que, con imágenes vivas y en movimiento, pone en evidencia la dimensión comunitaria de la Pascua:
«¡Si uno es piadoso y amigo de Dios goce de esta fiesta bella y luminosa! ¡El siervo agradecido entre gozoso en el gozo de su Señor! El que ha ayunado que se alegre ahora con su dinero. El que ha trabajado desde la primera hora, reciba hoy el justo salario. Si uno ha llegado tras la hora tercia, celebre la fiesta con gratitud. Si ha llegado después de la sexta, no dude, no sufrirá ningún daño. Si se ha retrasado hasta la hora nona, preséntese sin dudarlo. Si sólo ha llegado a la hora undécima, no tema por su lentitud; porque el Señor es generoso y acoge al último como al primero».
¡Que Dios nos conceda la gracia de dejarnos envolver por esa dinámica pascual que conduce a la vida verdadera!


Oremos

Dios todopoderoso, cuyo Unigénito descendió al lugar de los muertos y salió victorioso del sepulcro, te pedimos que concedas a todos tus fieles, sepultados con Cristo por el bautismo, resucitar también con él a la vida eterna. Por nuestro Señor, Jesucristo, tu Hijo.

jueves, 5 de febrero de 2015

El servicio del salmista en la comunidad

Kiko Argüello

 
  
Que el Señor nos conceda humildad para este servicio  y poder expresar en el ambón los sentimientos del salmista para ayudar a la asamblea y esto es solo gracia.
La Paz

Este servicio es importante en la comunidad. ¿Qué misión tiene el cantor en la comunidad?: ayudar a los de fe más débil, la música acompaña y sirve a éste, acompañar a la palabra.

El canto es un sacramento (signo visible), es una forma por la que la comunidad dice a Dios, mediante signos, que la Palabra proclamada ha sido fecunda, que ha cumplido su misión en medio de nosotros.

Dice la Escritura que la Palabra de Dios es como la lluvia que cae sobre tierra y siempre la fecunda, nunca vuelve a Dios vacía. La respuesta a la Palabra en la asamblea es el canto. Siempre que cantamos Palabra de Dios, se la devolvemos hecha carne, hecha canto, cantada a una voz.

¿Cuál es la misión de la Palabra en la comunidad? La Palabra crea la comunión, la koinonía, el amor entre nosotros. Los amigos cuando se lo pasan bien cantan juntos, no así los enemigos. De alguna forma la Palabra logra ponernos en comunión. El canto crea la comunión. Tiene la misión de hacer de la pluralidad, suma de personalidades individuales sin comunión interior, la comunidad. El canto expresa lo que hace la Palabra en medio de la pluralidad.

La primera expresión en la comunidad, los primeros berridos, son los cantos, que preanuncian que se empieza a crear la comunión. Cuando se está en crisis no se canta. Por eso, dime cómo canta una comunidad y te diré que espíritu tiene.

El cantor ayuda a que la comunidad cante, enseña los cantos. El cantor expresa que la comunidad nunca subsiste sin Cristo que la fecunda, la perdona, la conduce por el camino que va al Padre, El está con nosotros, suscita catequistas, nos lleva paso por paso.

La comunidad no puede cantar sin su cabeza, Cristo. El solista representa a Cristo; la comunidad responde al solista. Ningún salmo se canta sin estar unido a Cristo.

Todos tenemos un acusador, satán, te quiere convencer que tú eres un cerdo, un imbécil, que estás neurótico, que nuca cambiarás de vida y te invita a largarte de aquí. Que te vayas y te dejes de cristianismos, nos dice que Dios no puede querernos. El abogado, el que nos defiende, es el Espíritu Santo paráclito. Nos dice lo contrario: Cristo ha muerto por todos los pecados. Para salvar al pecador.

La fuerza del pecado es la ley, dice San Pablo; paga, no tienes salidas, el pecado te aplasta como una losa, te mete hasta el fondo. La imagen de Cristo es que ha muerto por los pecados. La imagen de Jesús en la cruz significa que cuando te sientas oprimido por el pecado, me sienta cercado, la ley me condena, Jesús ha dado la vida por la Ley, Dios me acepta, no me rechaza, me vuelve a perdonar, tengo en Jesús una luz para mis pecados, Jesús ha abierto un camino, es el único que me quiere pecador, no quiere que peque porque el pecado me destruye. Viendo a Cristo conozco a Dios, Cristo intercede, hace de puente, comunica a Dios, el Espíritu de Dios, que me ama. Por eso Cristo canta con nosotros, dice en el salmo 16: "los enemigos me acusan: venga de Tí mi sentencia, los demás me condenan, Tú ves la rectitud, soy inocente, tengo...."; Jesús reza con nosotros. Nos permite decir: "Tú me escrutas por la noche y ves que no tengo malicia en mi corazón". Jesús se ha hecho uno contigo, se presenta ante el padre unido a ti. Jesús muere, se hace carne conmigo, se ha hecho pecador.
El rey David cantaba con su vida, bendecia a Dios
con su propia experiencia de vida.

Nunca cantamos la Palabra de Dios sin Jesús. Tú sabes que no hay malicia en mí, puedo decirlo porque Cristo está cantándolo conmigo, me acompaña. Hay una parte que la canta el solista. La comunidad unida a Cristo remacha. Es importante que el cantor haga el servicio con un mínimo de humildad:"la humildad es la verdad" (Sta. Teresa).

La música es a la Palabra lo que el Espíritu al cuerpo. Cada palabra tiene una música, la música es el tonillo. Al hablar lo hacemos con una música. Lo que nos molesta a veces es el tonillo (¡Nos dice la cosa con retintín!...). Cada palabra tiene una música. Esa música, es el espíritu de la palabra, como el cuerpo, y que procede del espíritu del hombre, de cómo lo sienta, por eso el que habla, por su música se puede conocer si suena a falso, pues es difícil engañar, pues no depende de la razón sino del subconsciente, no la puedes controlar.

Uno se enrolla porque quisiera decir la verdad pero no la dice, no da de lo de dentro y se le nota. Otro, el neurótico, todos los días contando batallitas. Otro, habla y todos le escuchan, cuenta sus vivencias, nos damos cuenta de que al hablar da algo, todo el que se da aporta, da algo.

Cuando uno se enrolla...¿Qué quiere decir que se enrolla?: que envuelve, intenta camuflar sus palabras, y se nota. La música de las palabras no se puede cambiar. Por eso lo lectores de la Iglesia no eran gente de la radio, en primer lugar porque no había; se elegían entre los que tenían fe, que podían testificar el Evangelio. Cuando lo proclamaban metían su música, su vida.

Cuando la comunidad llegue a su madurez surgirán ministerios según su fe. Todo esto es para decir que con la Palabra cantada es peor. Todo cambia cuando se habla con el Espíritu. De lo contrario al hablar uno dice su verdad: que es un pecador,..., y no hay quien lo aguante.

Cantar es difícil, no porque haya que vocalizar, etc., sino porque es difícil expresar lo de dentro, mostrar el contenido del Evangelio. Os invito a cantar en la Verdad, que sale siempre del corazón, para no ser signos de vuestro pecado. La música no se puede camuflar. Se va a descubrir en el camino el servicio de salmista, importante y difícil.

¿Cómo se forma un cantor?: el cantor se va formando conforme vive su fe. Hacer buenos cantores es hacer gente que viva el cristianismo. Conforme vive su fe, crece su posibilidad de decir.

Ahora que hace falta un mínimo de voz, aunque lo importante es que se sienta, y no se siente porque uno quiera, se nota si uno está afectado, canta con afectación. En la asamblea cristiana no había este ministerio.

Es importante la postura, pues quita si no el respeto a la Liturgia, porque hay una presencia; con el cuerpo se dice aquí está Cristo. Estamos en el nombre del Señor, haciendo un servicio, está el Espíritu del siervo sufriente. El cantor es el que tiene más Espíritu de este siervo, y posibilidades de exultar. El canto es la expresión religiosa más alta, más que el templo, la música. Todas las religiones tienen sus cantos. Cantar con todas las fuerzas, alzando la voz a Dios. El canto es a la Palabra lo que el Espíritu es al cuerpo... como la danza expresa el amor comunicado, es una forma de sentirnos unidos al hombre, una asamblea que expresa lo que hace el Espíritu Santo. Vamos a un tipo de asamblea comunitaria.

Lo más importante del canto es lo que lo conforma, la forma de decir, el músico viene detrás al servicio del Espíritu. El cantor es un instrumento al servicio del Espíritu. Tenemos la responsabilidad de que no se cante de cualquier forma, por eso hay que aprender bien los cantos, cantarlos cercanos a
los catequistas, ya que el Señor nos los ha inspirado para abrir este carisma.